Llega “E-mail”, la app de mensajería definitiva

meme-grandma

Noticias calientes: Facebook ha comprado Whatsapp por cuatro perras y Whatsapp se cae. Como consecuencia de esta caída millones de personas deciden probar Telegram, una aplicación alternativa que promete más seguridad (bueno no) y una eterna actividad sin ánimo de lucro. Da igual que tengan que pagar cientos de servidores o ingenieros despedidos de Tuenti, que el crowdfunding está para sacarles del apuro si las cosas pintan feas.

Pero esa trasvase de usuarios de Whatsapp a Telegram hace que la app se caiga. El cementerio se llena de dobles checks verdes y la gente llora porque mira la pantalla del móvil y no pasa nada. El abismo.

Aquí es donde aparece “E-mail” un nueva aplicación de lo más prometedora que trata de hacerse un hueco dentro de la burbuja de la comunicación online.

El origen de “E-mail” es desconocido. Algunos comentan que surge de la mente más brillante de nuestra era, Nguyen Ha Dong, creador de Flappy Bird. Sin embargo, fuentes fiables (que cualquiera pueda editar) afirman que su desarrollo comienza en el mismísimo MIT estadounidense siendo Ray Tomison  uno de sus principales valedores.

La idea detrás de “E-mail” era ofrecer un servicio de mensajería multiplataforma donde los mensajes se almacenaran bien en el dispositivo del usuario, bien en otro dispositivo al que se le asignó el nombre en clave “servidor” (a veces se le conoce también como “lodeenmedio”). Frente a la tendencia actual de destruir las conversaciones (Snapchat), E-mail buscaba guardarlas ¡durante años!. Esto permitiría poder consultar conversaciones, fotos y vídeos de hace semanas de forma cómoda y zanjar las discusiones con los amigos más rápidamente.

E-mail, de forma muy acertada incorpora nuevas tendencias para acercarlo al público más joven. Entre todos ellos destaca el uso del símbolo “@” originario de Twitter para hacer referencia a los distintos destinatarios.

El éxito de E-mail es bien conocido por los early-adopters pero en los últimos años está preparando su despegue definitivo gracias a sus acuerdos con la compañías tecnológicas más importantes del mundo: Google (que lo ha incorporado en su producto Gmail), Yahoo! (en Yahoo! Mail) o Microsoft (en Outlook).

Como cualquier otra start-up, E-mail ha tenido sus problemas por ejemplo con Apple con los que no llegó a cuajar con su servicio “@me.com” y sus pelotazos como su versión “Mailbox” que fue adquirida por la compañía Dropbox por muchos bitcoins.

Dado que 2014 puede ser al año de E-mail vamos a ver algunas de sus funcionalidades más destacadas:

1. Multiplataforma

E-mail funciona en cualquier teléfono con conexión a Internet y lo que es más importante: tiene versión de escritorio para Mac, Windows, Linux y hasta consolas de videojuegos. Puedes consultar e-mail desde cualquier lugar con un nombre de usuario y contraseña. Incluso desde tu baño.

2. Tienes tarifa plana de mensajes

Uno de los grandes éxitos de Whatsapp es sin duda su carácter “gratuito”. Da igual cuantos mensajes envíes que si estás con una WiFi no te cobrarán más y si estás con 3G como mucho se ralentizará la velocidad. Lo que sí que no te libras es de pagar 1€ al año por él lo que todos sabemos que es una vergüenza y una estafa.

E-mail funciona de forma similar: tiene versiones gratuitas con algo de publicidad y versiones de pago pero en general podrás mandar todos los “correos” (que es como se conoce a los mensajes de e-mail) que quieras sin coste adicional.

Ahora ¡ojo si te vas al extranjero con las tarifas de datos!

Más vídeos en Antena3

3. Mayor privacidad

Uno de las grandes preocupaciones de las sociedad actual, como demuestran las desprotegidas redes wifi de tu comunidad de vecinos, es la privacidad. En Whatsapp y servicios similares tienes que dar tu número de teléfono – un dato tremendamente personal – para que alguien se ponga en contacto contigo.

E-mail en este sentido copió la estrategia de LINE donde tienes una ID llamada dirección de e-mail que sólo sabes tú y que das a aquellas personas que quieres que se pongan en contacto contigo.

Con E-mail puedes enviar un mensaje a alguien sin que sepa tu número de teléfono. Por supuesto el cambio de número de teléfono no afectará para nada a tu dirección de correo.

4. Sin límite de cuentas

Otro fallo de las apps de mensajería tradicionales que dispones de una única cuenta para todas tus comunicaciones. ¿Pero qué pasa si quieres tener por ejemplo una cuenta para tus amigos y otra para tu trabajo? ¿Te compras otro móvil?

E-mail en cambio permite separar facetas de tu vida, tantas como quieras. Incluso pueden estar en distintos servicios, por ejemplo puedes usar E-mail de Gmail para tu empresa e E-mail de Outlook para hablar de True Detective. A tu gusto.

5. Mayor espacio para escribir

Tras el éxito de Twitter la sociedad se acostumbró a “micromensajear” pero 140 caracteres no siempre son suficientes. Esto se comprueba a menudo en las aplicaciones de mensajería donde el uso de los puntos suspensivos vive una segunda juventud y los sonidos de alerta de “Nuevo mensaje” provocan ansiedad en los usuarios dado que para escribir “¿Quedamos a las 8?” se utilizan entre 5 y 8 mensajes de media.

E-mail rompe con todo esto. Por supuesto que si quieres decir “¿quedamos a las 8?” puedes hacerlo pero la pantalla de entrada de texto es mucho más grande permitiéndote añadir emoticonos, imágenes, vídeos de YouTube, mapas de Google y un sinfín de cosas ¡¡dentro del mismo mensaje!!

Con E-mail puedes decir en un mensaje lo que antes te llevaba diez. Y enviar archivos (pequeñicos)

6. Filtros y buscadores

Imagínate poder borrar todos los mensajes de una persona de forma automática. O al revés, marcarlos como importantes para que siempre los tengas a mano, incluso 4 años después.

Imagínate que la propia aplicación filtre mensajes en cadena y tonterías para que no te estén molestando cada dos por tres con leyendas urbanas y fakes.

Y lo mejor de todo, imagínate disponer de un buscador donde puedes encontrar aquél mensaje de hace 4 meses con esa foto escacharrante de un bebé desayunando sin necesidad de dejarte el dedo haciendo scroll.

Sin coñas, E-mail incluso en su versión “lite” ofrece todo eso.

7. Mejor gestión de grupos

En E-mail puedes tener conversaciones con hasta ¡¡500 personas!! (se comenta además que algunas de las empresas que ofrecen “E-mail” están desarrollando un producto conocido como “Lista de correo” donde pueden mensajear miles de usuarios).

Lo que más me gusta es una opción también disponible en la versión “Lite”: cuando chateas con varias personas (osea, como si montaras un grupo de Whatsapp) ¡puedes hacerlo de tal modo que unas no sepan las direcciones de otras! Es un truco no muy conocido que los hackers llaman Copia de carbón oculta.

La mayoría de las empresas no lo conocen pero si buscas un poco en Google verás cómo funciona.

8. Mantén la propiedad de tus correos

¿Qué pasa si cierra Telegram? ¿Si pierdes tu teléfono? ¿Si Whatsapp cambia de manos? No siempre es fácil tener una copia de todas esas conversaciones críticas que has tenido por mensajería.

En cambio en torno a e-mail están naciendo decenas de programas y aplicaciones móviles (Tunderbird, Live Mail) que te permiten descargar todos tus mensajes a tu ordenador. Sí, has oído bien, a tu ordenador, ese cacharro abandonado en el cuarto de estudio que no sabes si tirar o qué. Pues puedes usarlo ni más ni menos que para guardar esa información y si en el futuro E-mail quiebra o es comprado por Kim Dotcom conservarás tus mensajes.

9. La puerta de entrada a miles de servicios

Si eres viejo recordarás una cosa que se llamaba Open ID. Era como una “Identidad Digital” que te permitía registrarte en cualquier sitio con una única cuenta. Tras el rotundo éxito del DNI Electrónico y los certificados digitales, Open ID pasó a mejor vida pero aquí llega E-mail. Y con E-mail puedes…. wait for it… tener una cuenta en Twitter, en Instagram, en Facebook, en Adopta a Un Tío, en Pokerstars, en Forocoches, …. ¿AMEISING verdad?

10. No todo son cosas buenas

Efectivamente, E-mail no es  tan maravilloso. Tiene un grandísimo defecto que de paliarse lo transformaría en la killer-app de la década.

Cuando escribes un correo electrónico tus gilipolleces parecen mucho mas grandes.

Quizás sea por el tamaño del recuadro donde tienes que escribir. Quizás porque parece más formal que Wechat o LINE pero a mí me ha pasado.

En Whatsapp ponía una mierda con ojos en un mensaje, la otra persona respondía “jajjajaja” y no sólo no me sentía estúpido sino que me sentía pleno, social y con voz en un mundo triste.

Probé a hacer lo mismo con “E-mail”. Aprovechando su potencial y que más grande es mejor como decían en Robocop, le mandé a un amigo una imagen gigante (en 4k) de una mierda con ojos y él me respondió un frío “LOL” ahogándose en el espacio en blanco.

Y al ver la conversación me sentí imbécil.

lol-shit-mail

, , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - abril 21, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Noticias calientes: Facebook ha comprado Whatsapp por cuatro perras y Whatsapp se cae. Como consecuencia de esta caída millones de personas deciden probar Telegram, una aplicación alternativa que promete más seguridad (bue…