Quiero ser YouTuber

Un niño de 12 años quiere triunfar en YouTube. Como tantas otra personas entiende que triunfar significa ganar mucho dinero. A fin de cuentas los telediarios dicen que El Rubius o Wismichu ganan auténticas barbaridades de pasta. No debe ser tan difícil, simplemente un poco de publicidad en los vídeos y a esperar a que lleguen los cheques.

El pobre niño tiene tan mala suerte que en lugar de activar una cuenta de Adsense (el sistema de Google para pagarte por publicidad en tus contenidos) se equivoca y da de alta una cuenta de Adwords (la otra cara de la moneda, el sistema de Google para cobrarte por anunciarte en contenidos de otros). El tema se fue de madre y Google reclama a la familia del menor 100.000€ en pagos. Edito: Google ha perdonado la deuda.

###

Verano de 2016. La compañía 2btube organiza un seminario en un campamento sobre cómo triunfar en YouTube para niños de entre 11 y 14 años (lo de que la edad mínima para tener una cuenta en Google son 14 años lo vamos a obviar por ahora).

Aquí podéis acercaros al proyecto:

###

No tengo muy claro por qué nunca he escrito sobre YouTube desde el punto de vista de fenómeno social teniendo en cuenta que ha supuesto una revolución igual o más grande que la supusieron los blogs en la década pasada. Supongo que bien porque me sobrepasa, bien porque me hace sentir viejo, bien porque creo que aunque YouTube lleva con nosotros 10 años toda esta historia empezó a explotar hace 2 y medio:

Por todo esto no os puedo garantizar que este sea un post coherente y ordenado. Simplemente soltaré algunos pensamientos sueltos que me vienen a la cabeza.

La subestimación

El impacto que tiene YouTube en la vida de los adolescentes y niños hoy por hoy es algo que creo que muchos padres y educadores subestiman. No es necesario mencionar cifras: entra en un 2º de la ESO y pregunta cuantas personas saben quién es Auron Play. Haz lo mismo en un lugar lleno de gente de más de 30 y observa la diferencia. En ese sentido YouTube ha supuesto una brecha importante con la televisión. Cuando Operación Triunfo estaba pegando niños y mayores sabían quién era David Bisbal. Ahora sin embargo un YouTuber puede tener 5 millones de suscriptores y ser un perfecto desconocido para gran parte de la sociedad.

Los YouTubers son tremendamente influyentes en los gustos, hábitos y comportamientos de los chavales, especialmente en los más pequeños. Si eres un educador o un padre y no conoces el mundo YouTuber sencillamente te estás perdiendo quiénes son los referentes de tu hijo.

Y esto puede espantar o arruinar a algunos Youtubers que se han encontrado con una responsabilidad que no buscaban. Pero honestamente no creo que haya que cargarles con ella o pedirles que sean alguna clase de referente moral. Las bromas que hacen Wismichu y Auronplay son hasta inocentes comparadas con las salvajadas que mi generación veía en Jackass y a mí no se me ocurría empezar a hacer el gamba como Knoxville y compañía. Es perfectamente compatible tener la cabeza amueblada y disfrutar de contenidos irreverentes, especialmente en la adolescencia.

El estereotipo

La mayoría de Youtubers con más suscriptores al día de hoy empezaron grabando gameplays, esto es, partidas de videojuegos comentadas y añadieron con el paso del tiempo muchos elementos que le pese a quien le pese han configurado un estilo propio. Cortes muy rápidos en la grabación, música electrónica (no sé cuánto le debe Skryllex a El Rubius por su éxito en Latinoamérica), zooms inesperados y una grandísima cantidad de memes, bromas privadas y argot que suponen una barrera para cualquier adulto y que por lo tanto configuran la plataforma como un espacio propio y privado sólo apto para un sector de la publicación.

Como ejemplo este es el primer vídeo de El Rubius (enero de 2012):

Y esto es uno de los últimos:

(Por cierto, si por alguna razón no conoces a El Rubius es una de las 10 personas del mundo con más suscriptores en su canal codeándose con gente como Rihanna o Katy Perry)

Te parecerá una chorrada lo que hace o no pero yo personalmente no veo nada de malo en sus contenidos. A fin de cuenta yo de pequeño veía Compañeros y cuando lo cazo ahora por las mañanas… madre del amor hermoso.

 

Luego tenemos contenidos un punto más irreverentes entre los que reinan con diferencia Wismichu y Auronplay los cuales han llevado con gran éxito un show por toda España y que recientemente levantaron mucha polémica con una de sus bromas telefónicas:

Tenemos también a Jordi Wild

Y a muchos otros que podéis descubrir en esta misma lista de top Youtubers de España.

Quizás no sean los vídeos más representativos de cada canal. El propio Wismichu reconocía en una entrevista con Risto Mejide que algunos vídeos antiguos suyos le parecían algo desagradables y que quizás los borraría. De todos modos creo que valen para hacerse a la idea de un estilo o un tipo de contenido que triunfa.

Que no es el único, desde luego, y al final del post me centraré en eso.

El salseo y la exposición

El término salseo aunque ya lleva tiempo en la tele gracias a clásicos de nuestra TV de calidad como “Salsa Rosa” es un término que de un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda en YouTube. Por salseo entendemos sencillamente “cotilleos” sobre la vida privada de los YouTubers que han pasado de ser creadores de contenidos a personajes públicos. Aunque suene increíble hay mercado para saber dónde va de vacaciones El Rubius o con quién se lía y se deja de liar Jordi Wild.

El tema ha salido a la palestra después de que una revista llamada YouMag centrara su negocio en este aspecto haciendo públicas además unas fotos de El Rubius con su pareja. En su vídeo de presentación quedan claros sus contenidos:

La publicación del primer número de la revista desató una polémica considerable hasta el punto de que sus responsables decidieron cerrarla. Sin embargo el “salseo YouTuber” sigue acaparando reproducciones en la plataforma de vídeo de Google. Hay un canal dedicado al tema y es relativamente sencillo encontrarte con vídeos como este o este del que no te enterarás de la misa la media pero sin embargo cuentan con cientos de miles de reproducciones.

Parece que al final el mensaje de “los chavales están en YouTube porque la tele es sólo porquería tipo Sálvame” no es del todo válido. Quizás cualquier medio de comunicación con la suficiente audiencia acabe dando salida a este tipo de contenidos porque tienen demanda. No lo tengo claro.

Chavales y creación de contenidos en YouTube

Partamos de la base de que me parece prioritario que un menor desarrolle su creatividad y que como he dicho en todas mis charlas las posibilidades que ofrece Internet para que los chavales creen contenido no se pueden dejar escapar. ¿Me parece correcto desde un punto educativo que un adolescente se abra un canal en YouTube? Correctísimo y con un potencial espectacular. A partir de ahí hay decenas de cosas que me parecen arriesgadas o que se están vendiendo de forma incorrecta.

La primera de todas es que el propio formato de creación de YouTube favorece el salseo y la exposición pública, algo que lo diferencia profundamente de un formato escrito tipo blog. Hablo por supuesto del “Lugar común” que generan todos los vídeos mencionados: una persona hablando a la cámara desde su casa con un tono tremendamente personal. Si sumamos esto al tipo de público de estos canales el proceso de identificación con la persona al otro lado del vídeo llega a cotas inimaginables.

Sugerencias clásicas para tener éxito en YouTube (algunas de las cuales están dentro del propio soporte de YouTube) incluyen establecer gran cercanía con tus suscriptores y producir contenidos que les permita conocerte un poco más. En esta línea está el clásico vídeo de “50 cosas sobre mí” que casi todos los grandes YouTubers han hecho. Una muestra:

Obviamente no puedo dejar pasar la oportunidad de enseñaros la mejor parodia de este tipo de vídeos:

A veces parece que la única forma de tener éxito en YouTube es tener un canal marcadamente personal donde no hay ninguna separación entre lo que se crea y lo que se vive. Esto es lo que me parece arriesgado desde un punto educativo. Creo que vivimos en una época donde hay que educar en la reflexión, en la pausa y en la privacidad. Que hay que hacer una defensa profunda del tiempo a solas (ese que Louis CK dice que no viven sus hijas) o del tiempo con amigos y familia fuera de Internet sin necesidad de que quede almacenado en algún servidor.

Creo firmemente que separar la vida offline de la vida online es una competencia digital necesaria para la generación Z.

Además, el enfoque del éxito en YouTube no parece ir encaminado a abrirte puertas profesionales y personales en el futuro sino sencillamente al mundo de las métricas. Tener más likes, más suscriptores…

Un niño que se abre un canal en Youtube tiene muchas ventajas a su alcance:

  • Adquisición de competencias digitales de edición de vídeo, audio y post-producción (flipo a veces del control que tienen críos de 13 años)
  • Creación de un punto de encuentro con personas con intereses similares
  • Esa satisfacción maravillosa que te da el crear un contenido único tras unas buenas horas de curro y ponerlo en la red.
  • Demostración de que eres más competente que la media en algo (haciendo fotos, cantando, haciendo surf o leyendo libros)

Toda estas cosas y muchas más están por encima del número de suscriptores y la fama.

Sin embargo chavales que por diversas razones se sienten solos y poco valorados encuentran en plataformas así la posibilidad de sentirse aceptados por una mayoría de desconocidos a golpe de like y es entonces cuando una buena educación emocional debe amueblar la cabeza para no cometer errores que pueden afectarte durante años.

Isaac Corrales que es un tipo que aprecio y que respeto muchísimo, profesional de la creación de contenidos tanto para YouTube como para otros formatos como Snapchat o Vine toca muchas de estas reflexiones en un vídeo que además es fácil que llegue al “público YouTuber”. Os lo dejo a partir del minuto que me parece más importante:

Medios y juzgar el todo por la parte

Gran parte de la responsabilidad de que un niño de 12 años que quiere ser YouTuber se exponga en la red no es de Auron Play ni de Wismichu, es de los medios que venden que sólo hay un tipo de contenido allí y que las pautas para tener éxito (y hacerse millonario que ya sabéis que es lo mismo) son únicas e inalterables. Sería cómo juzgar la televisión (la plataforma) sólo por La Voz. ¿Y dónde queda entonces Jessica Jones? ¿O Informe Robinson? ¿O Cazadores de Mitos?

Decirle a un niño “lo de YouTube son chorradas” es la forma perfecta de crear un problema donde no lo hay. Enviamos un mensaje contradictorio entre los educadores, los medios de comunicación y el grupo de iguales. El mensaje correcto en mi opinión es:

  • En YouTube hay muchos tipos de contenido distintos: busca aquél con el que te encuentres más cómodo
  • No es necesario en absoluto una exposición completa para tener éxito allí
  • El éxito puede venir en formas que ni te imaginas

Por ejemplo, en mis charlas cuando hablo de YouTube antes que criticar canales que no me gustan o cuyo éxito no entiendo prefiero decir. Oye ¿conocéis a Sebas G. Mouret? Pues tiene un canal de críticas literarias con un puntito de ética que me parece genial:

¿Te gustan los videojuegos? Pues a lo mejor no todo son gameplays. Ahí está gente como DayoScript financiada a través de Patreon (no todo es la publi en YouTube) que hace joyas de crítica de videojuegos como estas:

¿No quieres que aparezca tu cara en ningún lado? En YouTube se pueden hacer vídeos perfectamente virales simplemente si se trabajan lo suficiente como son los del canal Every Frame Is a Painting:

¿Te quieres ir a un formato más común hablando a cámara y con toques de humor? También en inglés poco que añadir a las maravillas que sacan en Idea Channel:

En resumen no hay una camino único para hacer las cosas en YouTube y eso es una maravilla porque cada chaval puede encontrar la mejor forma de contar todas las cosas que tiene dentro.

En plena efervescencia bloguera me acuerdo como la categoría “blog personal” era un cajón desastre para meter bitácoras que no encajaban en otros departamentos. De hecho los bloggers nos cabreábamos con los medios cuando nos tachaban de voyeurs o nos restaban importancia diciendo que un blog era una herramienta para contar tu vida privada. Nos defendíamos enseñando blogs de ciencia, de tecnología, de viajes, de cocina…

No podemos caer en la misma trampa 10 años después y vender YouTube como un lugar donde abres las puertas de tu casa, de tu vida y de tus tonterías al resto de la humanidad ¡y además venderlo como algo exitoso! Hay muchos más creadores que merecen más eco en los medios y más espacio en los colegios y en los institutos como muestra de las maravillas que las ganas, la pasión y el trabajo pueden producir.

3 Respuestas a Quiero ser YouTuber

  1. Pabl López octubre 5, 2016 en 8:46 am #

    Muy interesante tu artículo, que puede ayudar a cualquier persona a ponerse un poquito al día de lo que ha sido el cambio que ha sufrido youtube en España en los últimos años.

    Yo confío en que conforme pasen los años la “generación youtube” se interesará por muchos otros contenidos y seguirá otros muchos canales muy diferentes, aunque creo que los canales juveniles siempre serán los de mayor éxito (más que nada porque los adolescentes y niños son los que más tiempo tienen y más reproducciones pueden sumar)

    Pienso que toda esta evolución ha sido muy positiva. Youtube lleva muchos años existiendo, pero ha sido hace poco cuando hemos empezado a usarla como una plataforma de visualización de vídeos con acceso a multitud de contenidos.

    Por último, pienso que es lógico que muchos comportamientos y contenidos de otros medios (la televisión) se reproduzcan en Youtube y entre los youtubers. Al fin y al cabo se trata de un medio de consumo masificado y los usuarios nos comportamos como masa, demandando los contenidos que ésta suele demandar.

    Un saludo.

    Pablo López

  2. Capitan Bligh octubre 6, 2016 en 9:31 am #

    Muy claro y muy bien explicado. Gracias.

  3. Gonzalo marzo 3, 2017 en 2:35 pm #

    A ti Juan García no se te ocurre empezar a hacer el gamba como Knoxville y compañía porque no necesitas fama, sin embargo hay un montón de chavales, los llamados niños rata, que llenan las webs famosas con tal de conseguir fama copiando a otros que se hicieron famosos, Youtube es de las webs más visitadas actualmente y ello ha provocado que se haya llenado de niños rata, al principio fueron los que tu dices que actuaban con “Cortes muy rápidos en la grabación, música electrónica, zooms inesperados y una grandísima cantidad de memes, bromas privadas” cuando esto ya se hizo muy repetitivo debido a que ya lo hacían muchos llegó una nueva tanda de niños rata aun más cutre como el caranchoa o el que da oreos con pasta dentífrica a pobres, es una pena porque toda esa chusma de niños rata acabara cargándose Youtube haciendo que la gente se vaya a otras, solo falta que aparezca una alternativa buena a Youtube, y desaparecerá en el olvido todo ese contenido interesante de Youtube, conociendo a Google seguro que acabarán cerrando Youtube, como le paso a otras webs de moda como Fotolog y Tuenti, uno de los mayores retos para una web es resistir a los niños rata y trolls que quieren hacerse famosos a costa de lo que sea.
    Muy bueno el video de Isaac Corrales ya cansan mucho los videos de “tu puedes conseguir lo que quieras”

Deja un comentario