El juego más caro de la historia 1 año después

El presupuesto del remake de Parque Jurásico ha sido de 150 millones de dólares sobrepasando el billón y medio de recaudación. Todos hemos oído hablar de la película y Universal ha conseguido que de nuevo las hamburguesas regalen dinosaurios.

En el verano de 2014 se lanzó la beta de un videojuego llamado Destiny. El presupuesto de desarrollo del mismo rondó los 500 millones de dólares. Semejante barbaridad incluía el presupuesto de márketing que descontado arrojaba la cifra de… 260 millones de dólares. 100 más que los del T-Rex y compañía.

Seguir leyendo

FIMP 2014 – Detrás del videojuego

Aún con la resaca (metafórica) de los premios Bitácoras me lío el Evernote a la cabeza para preparar el guión del Internet Meeting Point 2014 que tendré el honor de presentar. Del FIMP he hablado muchas veces por aquí, un evento al que le tengo un cariño casi de padre. En esta edición 2014 sus organizadores han dado un giro muy interesante en su temática centrándolo en los videojuegos, gamificación de empresas y gamificación de sistemas educativos.

En Asturias se han organizado saraos similares pero creo que ninguno tan ambicioso. El programa es irresumible por lo que muy brevemente diré los cuatro perfiles que sí o sí tienen que pasarse por el Auditorio Príncipe Felipe los días 4, 5 y/o 6 de diciembre.

Seguir leyendo

Cuando un artículo memorable es absolutamente ridículo

Se han roto muchas lanzas a favor de los blogs y los post cuando en realidad, si la microcomunicación de 140 caracteres nos ha destrozado vivos por algo será. En las astillas de esas lanzas encontramos referencias a que no todo se puede resumir, a que vivimos una cultura del titular facilón donde todo pasa de Twitter a Pocket al marcar todo como leído. Se habla de las indispensables reflexiones Politikon, de las interminables recopilaciones de JotDown y de la profundidad y seriedad que dan los blogs frente al periodismo banal.

Seguir leyendo

Grand Theft Auto y la parábola de Stanley

Grand Theft Auto V es la oda definitiva a la pérdida de tiempo. Es el sueño húmedo de aquellos que veían en Second Life un futuro distópico donde todos nos creamos avatares para hacer aquello que nuestra rutina diaria nos impide. En Second Life Llamazares podía ser presidente del Gobierno. En GTA V Llamazares puede darse de leches con la crew de UPyD si así lo desea.

GTA V ofrece, dicen, un mundo abierto donde tienes libertad para hacer lo que quieras. Es mentira.

No pasa nada, eso no quita que el juego sea perfectamente disfrutable. Pero es mentira. Como los yogures purificadores o David Trivin en el astrocanal.

Seguir leyendo