Programas para inaugurar tu Mac

Lo que han hecho los iPod por Apple no tiene nombre y creo si juntamos eso a la mala imagen de Windows Vista y a los prejuicios que sigue habiendo con Linux, estos Reyes Magos pueden ir hasta las cejas de portátiles de Apple. Una de las primeras dudas es qué programas instalar, cuáles sustituyen a los de Windows y de dónde los sacamos. Pues aquí os ponemos dos enlaces al respecto sacados del blog de Guillermo Carvajal:

Y añado que acabo de ver justo ahora en Digg:

También recuperar el mítico post de Hugo sobre ¿Merece la pena comprarse un Mac?, que seguro ayudará a los que aún estéis indecisos.

6 comentarios en “Programas para inaugurar tu Mac”

  1. Cierto, la primera duda es que instalar, la segunda duda, si es que posees un macbook blanquito, es como limpiarle :P

    Las zonas de apoyo de muñecas y trackpad atraen la mugre cosa fina… el Borrador Mágico Don Limpio dicen que es la solución! (dicen, aún no lo he probado)

  2. A mí me ha pasado una cosa curiosa con mi flamante Mac, el sistema que ajusta el brillo a la luz ambiental a veces empieza a fluctuar, tal vez estoy tapando el sensor, así que por el momento lo he desactivado.

  3. El OSX es un muy buen sistema y merece la pena decir adiós a Windows, la única pega que veo en los Mac, es con respecto a los juegos. Viene un amigo a mi casa y me dice ¿no puedes instalar el NFS pro street en tu iMac?, lo vemos en la pagina y solo esta disponible para consolas y PC. Alguien diría ¿cómprate la PS3?, ya pero con el hardware de mi iMac funcionarían de maravilla los juegos. Alguien podría pensar en usar VMware Fusion y ya esta todo resuelto. Pero por lo que estado experimentando con virtualizar Windows veo que no aprovecha bien el hardware como memoria que no te la puede asignar toda ya que VMware es solo un programa mas dentro de OSX, lo otro es que la tarjeta de vídeo no la reconoce del todo. así que la única alternativa que nos queda es Boot Camp, pero el único inconveniente es que al reiniciar el iMac y pulsar la tecla alt volvemos de nuevo a la edad de piedra.

    un saludo

Los comentarios están cerrados.