Yoriento: “soy un pesimista estratégico”

yoriento.jpg Alfonso Alcántara es el responsable de yoriento.com, uno de los mejores blogs en castellano para orientarte y motivarte en la búsqueda de empleo. Alfonso es psicólogo laboral y lleva trabajando desde 1991 formando gente que trabaja en recursos humanos, como consultor en formación de orientadores y ayudando a gente  perdida en el cada vez más frecuente mundo del desempleo o del subempleo. Una persona brillante que hemos tenido la suerte de invitar a Explícalo.

“La orientación laboral no sólo vale para el empleo, también para la vida”

“Mi abuelo te puede asesorar mejor que algunos supuestos profesionales. La psicología profesional es mucho más que un conjunto de obviedades”

“En época de vacas flacas la gente busca soluciones inmediatas y eso no existe”

“En una buena orientación son las personas las que extraen las conclusiones de hacia dónde tienen que dirigirse”

“Más del 80% del empleo se encuentra por contactos, que es diferente de ‘por enchufe’. Un contacto es aquella persona que te puede dar información de valor, no aquella que te va a hacer un favor a tumba abierta”

“La procrastinación en la Web 2.0 se exagera un poco, no es exclusiva del mundo online”

“Pensar mucho en los sueños a veces te despista, hay que pensar en el siguiente paso. No pienses si tu blog va a ser el mejor de la historia, piensa en el artículo de mañana”

“Los jóvenes a través de internet dominan el mundo, pero eso es una ilusión, tienen que centrarse en dominar su propia vida”

Yoriento: Las 10 formas de elegir mal los estudios

Yoriento: La historia del rey Pirro

Yoriento: Lo importante era participar

6 comentarios en “Yoriento: “soy un pesimista estratégico””

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Estoy de acuerdo con lo que decís de los informáticos: hay muchos, la mayoría, mediocres, que no se diferencian apenas de un usuario medio; pero también hay una minoría realmente buena, algunos de ellos incluso con blogs de gran utilidad ;-)

  3. Pingback: Yoriento

Los comentarios están cerrados.