¿Hay que ser más permisivos con el sexting entre adolescentes?

Cuando una concejala decide practicar sexting por Whatsapp y el vídeo no sólo se hace viral sino que marca por completo la trayectoria profesional de esta mujer haciéndola famosa y permitiéndole ganar muchísimo dinero tras pasearse por revistas, sálvames y demás algunos se replantean hasta qué punto el sexting (envío de mensajes de carácter sexual a través del móvil) está implantado en nuestra sociedad.

Negar que es atractivo es como negar que el porno mueve la mayor parte del tráfico de la red. Todos los días se envían millones de mensajes subiditos de tono a través de aplicaciones de mensajería. Algunas como Snapchat o Kik incluso venden de forma sutil autodestrucción de mensajes y mayores niveles de privacidad para que la gente se suelte más alegremente. No te preocupes si tienes un calentón, cuando se pase el mensaje ya habrá desaparecido de la faz de la tierra.

Pero los adultos sabemos o deberíamos saber que nada más lejos de la realidad. El “revenge porn” se ha incluido como tal en la última reforma del código penal y las escándalos de fotos de famosas robadas son mejor reflejo de una realidad donde el usuario medio no es consciente de que si no quiere que algo sea público no debe estar guardado en su móvil y menos enviado por Internet.

Podemos hablar de sexting consentido pero en la adolescencia el consentimiento es algo mucho más complejo. Según los estudios que se están realizando a nivel europeo el sexting no consentido supone un problema para muchos menores. Muchos de ellos reciben imágenes y textos eróticos en su móvil que no deseaban haber recibido y que les produce malestar. Una cosa es que los adolescentes estén con las hormonas a flor de piel y otra muy distinta que quieran ver de todo a todas horas, especialmente las chicas.

La educación sexual es más importante que nunca en los centros escolares y por supuesto en los hogares. El año pasado en mi trabajo en Vakarian Formación tuve la oportunidad de charlar con un 4º de la ESO sobre sexo e Internet y fue de las jornadas más interesantes que viví en 2014. La reacción de la mayoría de los chicos ante un documental que trataba el tema era de risas nerviosas pero la de ellas era de terror. Cómo no va a serlo.

Imagínate que tienes 15 años y que eres una chica. Decides un día ver qué es lo que excita a los tíos y te metes en una web porno, de las más populares, nada especialmente raro. ¿Qué imagen tan distorsionada te llevarías de lo que es practicar sexo? ¿De lo que tiene que hacer una chica para satisfacer un hombre y viceversa? Ah, y los chicos por supuesto también van a la primera gran noche pensando que tienen que ser actores porno con la posterior frustración.

Con todo esto cabe valorar muy positivamente el trabajo de Asexora en Asturias y muy negativamente la guía de sexting positivo que el Conseyu de la Mocedá propone como guía didáctia para el 2º ciclo de la ESO.

Para los que no conozcan el trabajo de Asexora es una idea que he visto en varias ocasiones y que me parece sensacional: consultas anónimas sobre sexo por Whatsapp. Utilizas el medio preferido por los adolescentes, das privacidad y con todo ello consigues evitar malas decisiones.

Con todo el buen trabajo que hay detrás del proyecto me sorprendí profundamente por la aparición de esta guía de sexting positivo. Os dejo con el vídeo y luego lo comento en detalle:

Podéis descargar el PDF asociado al vídeo, un poco más acertado pero también con muchos temas discutibles.

El primero de ellos es la edad. El segundo ciclo de la ESO (3º y 4º) son alumnos entre 14 y 16 años normalmente. Tratándose de menores de edad el envío de una imagen de carácter erótico podría considerarse como una ofensa de carácter sexual contra menores dado que el consentimiento se ha elevado en la última legislatura. Más allá del debate sobre el consentimiento y el descubrimiento sexual de los adolescentes que es complejo me remito a situaciones que he vivido donde menores están “bromeando” con compañeras de clase hasta enviar un vídeo de carácter erótico. Los padres de la menor se enteran y el tema acaba en fiscalía de menores… y con los chavales castigados en mis charlas sin saber muy bien qué hicieron mal.

El segundo tema es que no se especifica claramente qué es delito. Toda la parte final del vídeo de “No es sexting…” reclama un “Es delito…” a voces. Más aún cuando el vídeo empieza comentando que el Sexting no es un problema, un delito ni algo malo.

El tercer tema es puramente tecnológico. Entiendo (y hasta valoro) el enfoque pedagógico de si no puedes con el enemigo únete a él pero desgraciadamente no existe forma técnica de practicar sexting seguro a no ser que empecemos a movernos en un mundo de proxys.

Recomendar Imgur como herramienta segura para practicar sexting es oír campanas y no saber dónde. Imgur es la plataforma de imágenes oficial de Reddit una de las páginas con más tráfico del mundo, absolutamente indexable y accesible. Al ser tan popular existen a menudo mirrors y como se vio en el caso de las fotos robadas de Jennifer Lawrence y compañía donde los moderadores hicieron todo lo posible por eliminar las imágenes es prácticamente imposible enfrentarse a su comunidad (tema muy bien tratado en un episodio de The Good Wife por cierto).

Cierto es que muchas chicas utilizan Reddit para hacer sexting a través de subreddits creados a tal efecto pero estos dejan bien claro desde su cabecera que todo el contenido es por y para mayores de 18. Es otro mundo.

En la práctica no veo mayor diferencia entre hacer sexting con Imgur y hacerlo por Snapchat y se me apuras creo que sería más seguro lo segundo pero no lo tengo nada claro.

Pero vamos a subirnos al carro: le estamos diciendo a los chavales que no hagan algo y lo siguen haciendo así que ¿les decimos que en lugar de no hacerlo lo hagan asá?

Me gusta el enfoque de no te sientas culpable por hacerlo, es normal que tengas ganas pero son tantos los riesgos asociados que no veo más salida que educar en el control de los impulsos que el móvil ha transformado por completo. Meter la pata nunca había sido tan fácil y el sexting entre menores de edad es un ejemplo que toca a diario en todos los centros escolares de España. Creo que se debe comprender pero no incentivar hablando de que es “positivo”. Ya sé que reprimirte muchas veces es “negativo” pero la vida no es blanca o negra y como bien dicen en el vídeo (eso sí) hay muchas más formas de seducir.

2 Respuestas a ¿Hay que ser más permisivos con el sexting entre adolescentes?

  1. Rodick septiembre 16, 2015 en 11:19 am #

    El sexting es una forma más de relacionarse que ofrecen las nuevas tecnologías, y dentro de un mundo adolescente desinhibido, en el que sexo forma parte de su ocio, como el fumar o el beber, meter el Código Penal en ello antes de la educación, resulta absurdo y traumático para los afectados.
    También se les prohíbe a los menores fumar y beber y ya vemos los resultados, así que la única solución es enseñar a los jóvenes y a la población en general a convivir con las nuevas tecnologías y como todo en la vida, la prudencia y el sentido común de cada uno es lo que debe guiar nuestros actos, olvidándose de Códigos Penales castrantes y aplicar la tolerancia en cada caso, ya que cada uno es distinto, y como en cualquier acto de la vida, cuando se produce un engaño, abuso, humillación o invasiones de la intimidad, la ley debe proteger estos casos, que como vemos no afectan por igual a los hombres que a las mujeres, que vuelven a ser la parte más vulnerable de este asunto, aunque no siempre el culpable sea el hombre.

  2. Capitan Bligh septiembre 16, 2015 en 5:28 pm #

    Muy bueno y claro. La seducción o, como yo prefiero, la suave persuasión: la evidencia es aburrida, el porno es pleonasmo. Creo que lo decía Cocteau: “La gracia no está en llegar al primer piso; lo está en subir las escaleras”. Digo yo.

Deja un comentario