Despedido un profesor vasco por usar un blog en clase

Cuando vi el titular pensé que era una notica del Mundo Today. Pero va a ser que no. Textualmente: “La metodología que usted ha utilizado para dar sus clases no se ajusta a los parámetros establecidos por la normativa en vigor (Diseño Curricular Base del Ciclo de Educación Infantil), ya que usted la ha basado en el uso del blog como elemento motor de la asignatura.”

Aquí está la carta de despido que han sacado en Aulablog:

despidoorue

(click para ampliar)

En el propio Aulablog hay multitud de aclaraciones sobre el contexto en el que se ha dado el despido que recomiendo leer para no quedarse en lo que haría un redactor del 20 Minutos.

El aula disponía de proyector, acceso WIFI y de 10 ordenadores portátiles que se utilizaban para realizar diversas tareas dentro del blog. La docencia se impartía íntegramente en euskera.
En la asignatura había 18 alumnos matriculados y en las encuestas de satisfacción que todos los años se realizan, estos mostraron una valoración positiva sobre este tipo de docencia (7.8 sobre 10).

Decir que  el blog no se ajusta a los parámetros establecidos por la normativa en vigor es tanto como decir que los blogs como recurso no tienen valor formativo. En cualquier caso, será la utilización que se haga del blog, la que determine si este es útil o no en el aula. Lo mismo podemos decir de la tiza, la pizarra, el cuaderno o el bolígrafo. Estamos hablando de “medios” para la obtención de unos objetivos ya fijados por la legislación correspondiente. Si la docencia se hubiera realizado con papel y lápiz,  ¿Se ajustaría al nuevo DCB? Dependerá del uso que de estos se haga. ¿Qué opinarían los alumnos?
Que un centro educativo no tenga claros estos conceptos educativos básicos es preocupante.

Definitivamente nos hemos vuelto locos. La vida de los profesores españoles cada vez se parece más a una novela de Kafka. Como dicen en un comentario a la noticia original:

no ha sido por el blog, no seáis ingenuos, ni os creáis que esto es tan importante (o no conocéis las dinámicas internas de ciertas escuelas “católicas”). Mirad la frase justo anterior.

“su grado de implicación en la dinámica del centro no ha sido la esperada”.

Eso viene significando cosas como “no estás siguiendo nuestras directrices”, o hablando en plata “no te estás calladito y no agachas la cabeza”, “no nos has lamido el trasero con suficiente devoción”, o incluso “nos estás poniendo en evidencia”. Vamos, “no eres de nuestra cuerda”.

Pero es que ¡es más surrealista decir que te echan por usar un blog que por las normas interntas del centro!

Hace poco le comentaba a mi padre que es profesor de literatura en un instituto de Gijón lo contento que había quedado con mis clases en Cabueñes 2009 y la pena que me daba que él no tuviera a su disposición más libertad y estuviera atado por cientos de papeles administrativos. Y es que la expresión de la carta de despido que se me clava como un dardo en el cuello es “Diseño Curricular Base del Ciclo de Educación Infantil

¿Pero de qué demonios están hablando? ¿Lo que hizo este tipo dio buenos resultados o no? ¿Los alumnos le pegaron, le bajaron los pantalones para luego subirlo a YouTube o por el contrario aprendieron cosas nuevas y estuvieron calmaditos en clase?

Escribía mi padre en un sensacional artículo en La Nueva España publicado justo ayer y titulado “Propongo“:

[Propongo]Que a los profesores que jamás hemos tenido problemas graves, ni siquiera menos graves, con el alumnado se nos lleve a cursos, cursillos y congresos curriculares a fin de difundir cómo hemos conseguido investirnos de autoridad moral, y, para no gravar al erario, que se nos paguen nuestras charlas con lo que hoy percibe esa peste de sociólogos, psicólogos y pedagogos asesores que, amén de no tener ni pajolera idea, estorban, interfieren e interrumpen.

Comparto la opinión de que quien más sabe de dar clase y de tratar con alumnos son los que dan clase y tratan con alumnos. Parece una obviedad pero tal y como están montadas las cosas no lo es tanto. Os dejo con un genial vídeo que usan también en Aulablog y que dio la vuelta a internet hace bastantes meses sobre la educación de los adolescentes:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=HcmkigyNRZM&feature=player_embedded[/youtube]

6 comentarios en “Despedido un profesor vasco por usar un blog en clase”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Está claro que, cada vez con más descaro, se penaliza el acceso a la cultura “sin tratar”. A este paso, ya sólo se nos permitirá consumir la información debidamente procesada, de forma que cualquier otra forma “alternativa” (véase blogs, webs sin algún tipo de autorización, y no hablemos ya de las redes P2P) no sólo será más difícil de encontrar, sino que lo mismo se declara ilegal.
    No deja de ser una triste ironía que, en esta época de la Historia en la que más gente tiene acceso a más información, más cortapisas se ponen para llegar a ella. Nuestros dirigentes tienen que estar echando de menos la Edad Media, cuando la gran mayoría de la población era analfabeta y sólo escuchaban lo que *debían*…

  3. El tema de las injustificadas causas de agresión contra los docentes es el mismo que toco en mi blog, ya que padezco de la misma enfermedad… es imposible que se desconozca el servicio de la tecnología en los procesos de aprendizaje y más aún que se castigue por ello…

  4. Me parece un poco exagerado un despido en este caso, pero de todos modos yo creo que el centro ha actuado desde la ignorancia y el desconocimiento. También falta saber si esas son las razones reales o no, y falta saber que tipo de clase estaba dando el profesor y a quienes iba dirigida. Me faltan bastantes datos para dar una opinión objetiva.

    Saludos!

  5. Bueno yo creo que en el post queda claro que no le echan por el blog, lo que si es alucinante que lo busquen como excusa, ya que va a ser en el futuro la manera de difundir conocimiento en las escuelas (se pongan como se pongan).

    Por cierto pongame a los pies de su padre, añadir a otros elementos peligrosos: los superdotados psicopedagogos.

Los comentarios están cerrados.