Google Family Link: claros y oscuros del control parental

Tenemos a Google especialmente interesado en cuidar su imagen de un tiempo a esta parte. Los problemas asociados a su algoritmo de YouTube y el efecto contagio de Cambridge Analytica que hizo perder a los niños mimados de Silicon Valley parte de su mojo tienen a gran parte de la población algo (sólo algo) preocupada por su privacidad.

Pero es que además hay que fregar los platos, planchar, barrer el salón o, qué demonios, tomarse una cañita viendo el estreno de Watchmen en HBO para descansar y con pequeños saltamontes dando vueltas por la casa no siempre es tarea fácil. Es por esto que los móviles y las tablets se han convertido en las nuevas niñeras en una sociedad que tienta continuamente a los padres con la posibilidad de poner a sus niños “en pause” con el autoplay de la Patrulla Canina en Netflix o vídeos de juguetes en YouTube.

Saltándome toda la parte con la que doy la chapa en mis charlas resumida de forma sencilla en “pasa tiempo con tu hijo usando JUNTOS la tecnología” creo que debemos separar “lo que debería ser” de “lo que es”. Vivimos en un mundo con carricoches con soporte para dispositivos móviles así que hasta que consigamos cambiar determinados comportamientos ¿podemos estar tranquilos dejando a los que más queremos a sus anchas por Internet?

Google Family Link es una herramienta de control parental que trata de dar más tranquilidad a las familias en este sentido facilitando toda una gama de controles sobre la actividad de sus hijos en los móviles y tablets (quedan fuera los equipos de escritorio que al paso que vamos aprenderán a usar con 50 años).  El producto se ha promocionado a tope las últimas semanas a través de acuerdos de publicidad con personalidades como Frank Blanco o Samantha Vallejo-Nágera:

Como escribí en su día esto es como la campaña de Schröedinger: los vídeos son estupendos haciendo hincapié en lo positivo de entender la tecnología como algo familiar y no generacional. Los tweets por el contrario son desastrosos. En el caso de Frank Blanco haciendo referencia al mito del nativo digital y en el caso de Samantha a la adicción a los teléfonos móviles. Ignoro si vienen redactados por la misma agencia de publicidad o quedaron a su elección pero generan un mensaje contradictorio.

Publicidad aparte. ¿Qué es Family Link? ¿Qué nos aporta o qué nos quita? (disclaimer: no me han pagado un duro, que tiene narices que se informe más cuando no te pagan que cuando sí lo hacen).

La eficacia de los filtros de control parental

Tradicionalmente una herramienta de control parental permite:

  • Ejercer control sobre los contenidos a los accede el menor
  • Ejercer control sobre el tiempo de uso del dispositivo
  • Ejercer control sobre las aplicaciones instaladas en el dispositivo

Recientemente se han incorporado funcionalidades como geolocalización del menor pero las clásicas que llevamos viendo años en dispositivos de escritorio son las mencionadas.

Históricamente no hay consenso sobre el modo en que los filtros de control parental o la llamada mediación técnica protegen a los menores del daño. Del Informe EU Kids de 2011:

Parents who practise more restrictive regulation have children who encounter fewer risks and also less harm – but also fewer online opportunities (these children do fewer online activities, and have fewer digital skills).

En este documento de 2016 se ahonda en el tema y hay abundantes referencias bibliográficas que ayudan a entender la controversia sobre este tipo de filtros. De forma más actual creo que la materia entronca con el tema de los espacios seguros o hasta qué punto queremos eliminar riesgos a los niños para que no sufran o que se enfrenten a esos riesgos para que aprendan a gestionarlos.

En ese sentido este gráfico siempre me ha parecido muy apropiado. En azul los niños más competentes digitalmente están expuestos a más riesgos y sin embargo sufren menos cuando se encuentran con ellos.

Cuando utilizas una herramienta de control parental estás creando un entorno digital acotado que no se parece al entorno real en el que va a moverse el menor. Pero como pasar de 0 a 100 es una locura los filtros de control parental parecen una buena opción para “ir soltando cuerda” de forma progresiva.

Y aquí está la paradoja: creo que los padres que usan las herramientas de control parental de forma eficiente, tendrían hijos digitalmente competentes sin su ayuda y que los padres que los usan de forma ineficiente pueden empeorar la situación.

Del artículo Helicopter apps and parental mediation: facts and myths about parental controls

The next generation of parental controls should consider ways to afford positive outcomes for children and parents, as well as addressing online risks. Since we can never fully protect children online, protective measures may include solutions that help children build more resilience to cope with the risk and harm they may encounter. Control and restrictive measures cannot achieve this goal.

María Zabala tiene también una gran explicación de los filtros de control parental en la que acertadamente recalca:

Puedes pedir ayuda al control parental tecnológico para:

  • que no se descarguen apps sin qué tú lo sepas;
  • que no les funcione la wi-fi por la noche;
  • que haya cuenta atrás de tiempo de uso;
  • que no puedan activar la consola si no estás en casa.

PERO

El control parental tecnológico:

  • no evitará al 100% que se encuentren contenidos delicados;
  • no evitará que alguien les haga sentir mal;
  • no les ayudará a saber gestionar su tiempo;
  • no les enseñará a auto-controlar sus impulsos.

En resumen, el consenso está en que hablar con tus hijos de tecnología, de cómo reaccionar y qué hacer cuando se encuentren con un problema ayuda. Si a eso le sumamos unos herramientas de restricción técnica quizás sume. Si lo sustituimos, sin duda estamos arriesgando con lo más importante de nuestras vidas.

El funcionamiento de Family Link y las sombras

Family Link es una app compuesta de dos partes: la app que se instala en el dispositivo del administrador y la app que se instala en los dispositivos que vaya a usar el menor (Android o iOS). Se vinculan mediante un código.

En las fases finales de la misma se informará al niño que va a ser supervisado y de qué pueden y no pueden cotillear sus padres:

Por contra y ya enlazando con los aspectos positivos no es una herramienta para espiar dado que muchos aspectos siguen quedando de lado del menor:

La configuración no me ha parecido muy difícil pero el usuario debe tener claros conceptos sobre cuentas de Google ya que el menor tendrá que tener la suya propia. También será importante que tengamos bien claro cómo se elimina la supervisión del dispositivo en caso de que lo necesitemos para que no quede inservible la cuenta.

Por ejemplo, si el menor está en un ordenador y quiere iniciar sesión en Google Drive para hacer unos deberes, aunque no sea su móvil, tendrá que solicitar una autorización. Aquí el proceso ya me ha parecido algo confuso: es fácil perder el hilo de con qué cuenta estás autorizando, qué es lo que autorizas, si afecta también al teléfono móvil…

Es decir, me imagino una situación donde esto al padre le hace perder 30 minutos en su horario de trabajo y manda toda la historia al carajo. Si además tiene problemas para dar marcha atrás entendemos mejor la valoración de 2 estrellas en la Play Store de la app que instala el niño frente a las 4 y pico de la app del “administrador”.

Gran parte de las reseñas son, obviamente, de los niños que se cabrean porque ya no pueden hacer lo que les dé la gana pero también encontramos chavales que empiezan a ver que su teléfono es inestable y que se frustran al no poder desarrollar actividades legítimas en un entorno digital restringido. Desde luego, la gran mayoría suenan a que no han tenido una conversación previa con sus padres sobre el tema.

Lo que me chifla es el espíritu hacker de algunos chavales que buscan y comparten sus propios truquetes para saltarse los filtros:

Por mi parte he encontrado algún comportamiento extraño al poner y quitar el modo avión dado que algunas opciones no están activas sin conexión a Internet. También entiendo que esto se vincula a la cuenta de Google por lo que si el menor se crea otra cuenta… no lo digo yo, lo dice esta amable niña que te explica en YouTube cómo desactivarlo

Sobre el porno, que os tiene a todos preocupadísimos, dad por hecho que con las opciones más restrictivas va a poder verlo sin ningún problema. Eso sí, súmale el riesgo de que al no poder entrar en las páginas más populares puede acabar en una página mucho peor donde ver fornicio sea el menor de sus problemas (UK ya está dando marcha atrás sobre este tema). Sobre la violencia, contenidos dañinos para la salud y otros contenidos problemáticos más de lo mismo. Afortunadamente ahí la mente humana está todavía a años luz de la inteligencia artificial cuando llega el momento de detectar qué tiene riesgo y qué no. Si ves como algo negativo que el algoritmo de Google no pueda sustituir una conversación padre-hijo, háztelo mirar.

Así pues las sombras no son tanto de Family Link como las clásicas de cualquier herramientas de este tipo:

  • El filtrado de contenidos no puede ser y además es imposible
  • Requiere de cierta soltura técnica (usuario medio pero no bajo) a la hora de configurar y resolver problemas con la aplicación
  • Se corre el riesgo de delegar o evitar conversaciones que tienen un impacto real y positivo sobre el modo en que los niños gestionan el daño en Internet.

De temas de privacidad como comenté al principio quedan espacios autónomos pero me ha llamado la atención que cuando monitorizas un dispositivo y acudes a revisar el informe de actividad los datos que se muestran no empiezan a contar desde que lo instalas sino que puedes ver las apps y el tiempo de uso 30 días atrás.

Los claros

Hay dos elementos que sí que me parecen muy interesantes: las compras y la gestión del tiempo.

En la era de las apps freemium tener más control sobre qué apps se instalan y qué compras “in-app” se realizan lo veo muy positivo. No estamos cambiando tanto el entorno sino restringiendo que se instalen APK no autorizadas o la típica app de pago a la que el menor accede por error. En la misma línea poder controlar un poco los gastos del menor no deja de ser una extensión de la vida familiar normal, no sea que se ponga como un loco a pillar sobres en el Hearthstone por una mala interpretación (o un tramposo diseño) de la tienda.

La gestión del tiempo que además se puede diferenciar por apps (puedes estar con Whatsapp todo lo que quieras pero tienes 1 hora al día en YouTube) lo veo positivo no tanto desde el punto de vista de la adicción sino de la autoregulación. Además se pueden dar tiempos extra de forma puntual pero en todo caso el niño será más consciente de cuánto tiempo ha pasado y en qué lo ha empleado.

El tema de geolocalización me recuerda demasiado a Arkangel de Black Mirror aunque entiendo su utilidad puntual.

Una visión global

Veo positivo el uso e instalación de herramientas así siempre que se haga para crear hábitos (autoregulación, independencia…) y desconfío cuando se hace para quitarlos (uso excesivo, malas notas…) pero en todo caso insistir hasta la saciedad en la oportunidad que nos brindan estas apps para mantener una negociación generacional.

Rollo “ok, antes usabas siempre la tablet o el móvil de papá y llevas dando la chapa con un móvil para ti todo el año. Vamos a darte más independencia pero vamos a poner unas reglas a través de esta app, vamos a definirlas juntos y con el tiempo iremos soltando cuerda”. Hacer a los niños partícipes de estas normas es fundamental, casi tanto como que antes de esa primera independencia tecnológica ya se hayan resuelto problemas en familia.

Deja un comentario