Yes.FM: regala una canción por San Valentín (y me como mis palabras)

NOTA PREVIA: el artículo original que había publicado se llamaba YES.FM: te quiero (por 30 segundos) ya que la iniciativa que aquí comento en el post ayer cuando la probé sólo funcionaba con una limitación de 30 segundos. Hoy justo después de publicar el post he comprobado que para hoy día 14 han eliminado la limitación así que he hecho unas cuantas correcciones en el post

ScreenShot051.jpgEn uno de los dos blogs que tenéis que leer sí o sí, error500, Antonio Ortiz publicaba el artículo Spotify y los límites de la nueva revolución musical. El artículo es muy interesante como siempre, no porque hable de Spotify (los que no lo tenéis disponible aún debéis odiarnos, lo sé) sino porque plantea algunas las sombras de su modelo mencionando alternativas.

Más o menos la idea es la siguiente: el modelo gratuito para escuchar música de Spotify es probablemente el más potente que existe, pero si entramos en modelos de pago deberíamos empezar a echar un vistazo a otras web como Last.FM, Yes.FM o Deezer. El principal valor añadido que aportan es que por ejemplo Last.FM tiene un precio mucho más competitivo (2,5 € al mes) y además tiene aplicación móvil.

Pero en realidad hoy estaba dispuesto a hablar de Yes.FM que es española, que tenía muchas ganas de probar y que me acaban de mandar un nota de prensa informando de una idea que me gusta: regalar una canción por San Valentín con una postal.

El servicio lo podeís encontrar en la siguiente dirección:

Para mí agradable sorpresa no es necesario tener una cuenta en Yes.FM para usarlo (aunque yo me la hice por si acaso). Simplemente rellenar los campos habituales de remitente y destinatario, subir una foto bonita y escoger la canción.

ScreenShot052.jpg

Qué buena idea para promocionar el servicio la verdad… si hubieran eliminado la restricción de 30 segundos para la ocasión. Esta es mi postal:

http://postales.yes.fm/copia/67F6D15FA8D5E7D683F1AA881A80FB55

Una oportunidad de lujo. Una oportunidad perdida para mí.

Ahora entran las suposiciones: ¿por qué Spotify ha conseguido contratos con las discográficas tan terriblemente flexibles y otros servicios se encuentran con restricción tras restricción? Estoy convencido de que la gente de Yes.Fm tiene la mejor intención del mundo y una validez sobrada (alguien que pone en las faq “gente apasionada con lo que hace, procedente de todos los horizontes y con un único punto en común: nadie tiene MBA” se gana mi cariño desde el pimer segundo). ¿Será que los suecos negocian a nivel internacional y aquí tenemos la calurosa comprensión de la SGAE?

Volviendo al artículo de Antonio, en el que dice que a Spotify le queda mucho para ser la nueva  revolución musical no estoy de acuerdo: sigo con mi apuesta de que ya lo es :-)

Vicente usará Spotify

El “efecto red” es un concepto económico muy de moda en internet que tiene en mi opinión dos interpretaciones. La primera y más formal es que cuantas más personas se unan al uso de un determinado bien, mayor valor tiene la red. Por ejemplo el teléfono disfruta de un efecto red. Cada persona que pone un teléfono en su casa permite que el número de conexiones posibles aumente y por lo tanto que el resto de los usuarios aumenten el valor de tener su teléfono sólo por el hecho de que otro lo haya comprado. En internet lógicamente esto está a la orden del día: cualquier red social (Fotolog, Facebook, Tuenti…) disfruta de efecto red y de hecho la gran lucha de cualquier servicio es pasar ese punto límite que al menos David deUgarte llama tipping point, y que hace que todos los usuarios se vuelquen con ese servicio.

Y con el tipping point vamos a la segunda interpretación del efecto red, que es más blogoffera y que a mí me gusta más: Vicente va a donde va la gente.

Y para que la gente vaya a algún sitio (el usuario promedio, no el early adopter… lo que vienen siendo mis queridos faquers) la experiencia de usuario lo es todo. El coste de oportunidad de probar un nuevo servicio en internet para ellos es altísimo, mucho mayor que el de Antonio o el mío, osea que más vale que no haya la más mínima pega en el proceso o desistirán.

Si el producto es capaz de usarse en 5 minutos luego no importará tanto que se complique, o que empeore porque ya entrará en funcionamiento el efecto red (repitan conmigo ¡Facebook! ¡Youtube!).

Spotify es tan fácil de usar que a todos los faquers a los que se lo he recomendado les encanta. ¿Por qué? Porque es un cliente de escritorio, no un servicio a través del navegador. Es duro amigos, pero el 99,9% de mis contactos del MSN no tienen iPhone y usan el Winamp o el Windows Media Player para escuchar música. El cambio es mucho menos brusco hacia Spotify y eso va a crear un efecto red tremendo que en mi opinión se va a comer a la competencia.

ScreenShot050.jpg

(el mundo real)

Pero es que Spotify lejos de tener pinta de empeorar (recordemos lo que nos insistió Lutz sobre que aún ni se ha lanzado oficialmente en España) promete todo lo que están dando aplicaciones menos usables actualmente.

¿Alguien de verdad piensa que una compañía SUECA no va a sacar una aplicación móvil de morirse? Por otro lado ya tenemos publicidad estándar incorporada en el programa: anuncios de la Cruz Roja que al igual que las cuñas de Spotify no interrumpen la canción y a mí al menos no me molestan lo más mínimo.

ScreenShot049.jpg

(publi Cruz Roja)

Otra cosa interesante es lo que me comentaba el autor del otro blog que tenéis que leer sí o sí, Hugo, sobre cuál sería el consumo de un aplicación como Spotify para las tarifas y capacidades de los móviles en España pero ese inconveniente creo que se puede generalizar a todos los servicios.

No sé vosotros pero yo ardo en deseos de ver cómo acaba toda esta revolución musical.

1 comentario en “Yes.FM: regala una canción por San Valentín (y me como mis palabras)”

  1. Lo de las tarifas de datos casi sería lo de menos, sólo es dinero, supongamos que todos tuvieramos tarifas planas ilimitadas y listo.

    Pero el problema que yo veo a que toda la música esté en “la nube” es que para escuchar tu canción favorita necesites de un enlace permanente de datos, ¿cuántas veces ibas hablando por alguien con el móvil y de pronto se ha cortado?, al pasar un túnel, por ejemplo. La cobertura y estabilidad de datos 3G, por ejemplo, ya ha llegado a donde las operadoras querían y en España no van a poner ni una antena más.

    Y por otro lado el tema del consumo eléctrico, no hay móvil que pueda mantener una conexión de datos durante más de un par de horas mientras que cualquier MP3 cutre del Carrefour lo puedes tener sonando durante horas. El motivo es que la comunicación inalámbrica es muy costosa energéticamente, es decir, un reproductor independiente siempre podrá reproducir música durante más horas que uno que tenga que bajarla por streaming.

    Yo lo tengo claro, Spotify mola para descubrir música nueva y para usar en ordenadores de prestado (como el del trabajo) pero no puede sustituir una colección de música “tradicional” en MP3 conseguida tras años de laborioso iMules.

Los comentarios están cerrados.